MARIHUANA AL PARQUE

Colombia Rock Festival

Por: Carlos Mora Collazos

Como padre protector, me fui con mi hijo al denominado programa “Rock al Parque”, que durante tres días consecutivos se realiza en Bogotá.

Me sentí como una mosca en leche. Lo primero que me sorprendió fueron los extraños peinados de jóvenes que con una cresta en la cabeza se pavoneaban por todos los lugares. Otros con unas largas cabelleras que parecían quinceañeras y con los pantalones ‘cantinflescos’ se fumaban su ‘cachito’. Mis pantalones también se me caían porque al ingreso me quitaron la correa.

La música no habia comenzado y el espectáculo parecía divertido. De pronto apareció en el escenario, un corpulento ‘mechudo’ que con voz ronca gritaba cosas en inglés que yo no entendía, mientras que exaltaba los ánimos de los presentes, menos el mío.

Por momentos pensé que iba a quedar sordo, por que cuatro potentes torres de sonido que habían ubicada de manera estratégica en el Parque Simón Bolívar, votaban más de 12 mil vatios de potencia.

La fiesta comenzó y los ‘mechudos’ comenzaron a gritar y con el índice derecho hacia arriba, gritaban cosas que no alcanzaba a comprender.

Mi hijo me susurró al oído, que eran rokeros que no compartían que las bandas tocaran otra cosa distinta que esa música.

Eso me tranquilizó un poco, pero seguidamente una bomba de humo invadió mi rostro, procedente de una ‘chupadita’ -pero de un cachito de marihuana-de una pareja que estaba junto a mí.

Trate de contener la respiración por un instante, pero fue imposible, porque del costado opuesto, una gallada compartían otro cigarrillo de marihuana muy cerca de varios agentes de la Policía.

“Eso es natural, papa”, dijo mi hijo. Comencé a preocuparme porque él también estuviera fumando ese vegetal, pero el optimismo llegó a mi cuerpo cuando, seguidamente me dijo “estoy aburrido con ese permanente olor a marihuana.

Yo le sugerí que nos fuéramos a otro sitio para continuar viendo el espectáculo. Pero todo fue infructuoso. Pensé que también saldríamos trabados de allí.

Muy cerca donde me encontraba, de improviso comenzó una algarabía de un grupo de jóvenes que se daban puños, patadas y codazos mientras danzaban en círculos.

Trate de sacar el celular para avisar a la Policía, pero mi hijo me advirtió que no era una pelea, sino el “pogo” una forma de bailar como una señal de resistencia pacifica.

Ahí si que quedé muy sorprendido. No podía entender que se reventaran la boca a puñetazo limpio, para divertirse.

La marihuana y el licor, lo combinaban de manera natural. Al escuchar los estridentes sonidos, los rostros de esos jóvenes, se transformaban con unos movimientos rítmicos de cabeza de adelante hacia atrás con sus largas cabelleras.

El momento era tensionante, porque temía lo peor. No había ninguna posibilidad de salir corriendo del lugar, en un tumulto de más de 150 mil personas.

Pero el peor susto estaba por venir. Uno de los integrantes de una banda rokera de la Argentina gritó desde el escenario que “sacaran toda esa mierda que tenían por dentro”.

Con cierto temor exclame “Dios mio me van a violar” y traté de amarrarme un saco en la cintura, pero no, era una expresión para que los jóvenes entraran en histeria como evidentemente ocurrió.

Respire profundo, pero un fuerte olor a marihuana, me tenía mareado. Sentía que el aire me faltaba.

Ya en el cierre de las presentaciones de las bandas rockeras en el escenario, en medio de una histeria colectiva, la gente corría de un costado a otro. De pronto se escuchó una explosión y una larga humareda se alzó hacia el cielo.

Se trataba de un fuerte enfrentamientos de enloquecidos jóvenes con miembros de la fuerza pública, que pacientemente resistían un verdadero aguacero de piedra.

Minutos después las lágrimas corrían por mi rostro, pues los uniformados se vieron en la obligación de lanzar gases lacrimógenos para disuadir a los energúmenos rokeros.

Trate de salir del lugar justamente cuando me llamó mi mamá para preguntarme como nos habia ido. “ Huuy vieja , todo vacano mi mother, Tu tranquis que yo estoy volando”.

2 respuestas a MARIHUANA AL PARQUE

  1. anonímo dice:

    JAJAJAJAJAJA,no tío parece que fue una experiencia muy divertida.

  2. deBarbie dice:

    Your posting was helpful. I actually really loved with me.
    I like to have to use play a few more games than I usually
    would and is not the best thing I have ever done but irrespective thanks!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: